Archivo de la categoría: Mecánica

Rutinas que pueden echar a perder la batería de tu moto

La mitad de los fallos que presentan las motocicletas están directamente relacionadas con sus baterías, responsables de suministrar toda la energía eléctrica. Por ignorancia o negligencia, algunos propietarios tienen una buena parte de la responsabilidad cuando los problemas ocurren.

Aunque pensemos que nos ocupamos mucho de nuestras motos, caer en rutinas dañinas que afecten la integridad de su batería es más fácil de lo que parece.

¿Sabes el modelo de la batería de tu moto?

No todas las baterías son iguales. Para reducir los riesgos de estropear este elemento central del funcionamiento de nuestra máquina, lo primero es saber qué tipo de acumulador se está utilizando. Hay cuatro modelos diferentes:

  • Con mantenimiento: son los modelos ‘clásicos’. Llevan unos tapones en la parte superior, donde se debe colocar agua destilada cada cierto tiempo. Es necesario verificar cada tres meses el nivel del líquido.
  • Libres de mantenimiento: este tipo de baterías son cada vez más demandadas entre los motociclistas y propietarios de vehículos en general. El ácido que llevan dentro solo se aporta una sola vez: en el momento que se instala. Después de esto, no será necesario preocuparse.
  • De gel: a diferencia de las versiones anteriores, las baterías de gel no llevan líquido en su interior. Se valen de una especie de silicona que hace las veces de conductor eléctrico, que sería la función del ácido en los modelos tradicionales. Este tipo de baterías se utilizan mayoritariamente en motos con altas probabilidades de caerse, o en donde la caja eléctrica se coloca de lado.
  • De litio: es la opción más duradera y también la más costosa y delicada. Su ventaja principal está en que es hasta cinco más ligera que las baterías convencionales. No necesitan mantenimiento.

Malos hábitos

Para alargar la vida útil de la batería de tu moto, es preciso evitar algunas acciones específicas. Hay pequeños detalles que pueden marcar la diferencia entre quedar parados en medio de un recorrido o llegar sin inconvenientes al destino establecido. Entre las malas rutinas destacan:

  • Echar agua corriente para reponer el líquido de los modelos que requieren mantenimiento periódico. En su lugar, debe emplearse agua destilada.
  • Añadir más cantidad de agua de la necesaria, también es perjudicial para el equipo.
  • No proteger la batería del frío extremo y la falta de limpieza con regularidad de los bornes, también reduce la funcionalidad de la batería. Lo mismo que utilizar opciones de carga rápida o emplear un cargador inadecuado, en relación con el modelo de la moto.

La inactividad

Otro mal hábito consiste en dejar instalada la batería durante semanas o meses en los que la moto no entra en funcionamiento. Los bornes terminarán por sulfatarse, al tiempo que los ácidos causarán reacciones negativas, que pueden derivar en desperfectos mayores.

Cuidado y mantenimiento de los frenos de mi moto

Cuidado y mantenimiento de los frenos de mi moto. ¿Qué debo saber?

El sistema de frenado de la moto constituye una de las partes más importantes de la máquina. El cuidado y mantenimiento de los frenos debe convertirse en una prioridad; se trata de una cuestión muy importante para la seguridad propia y de los demás.

¿Cómo mantener los frenos de la moto?

El buen mantenimiento de los frenos es imprescindible para hacer frente a cualquier obstáculo o inconveniente que se presente en la vía.

En la práctica, este mantenimiento es sencillo y puede llevarse a cabo por cualquier usuario. Sin embargo, es necesario estar atentos y llevar un estricto control sobre los frenos. En este sentido, si hemos adquirido la moto podemos comenzar con algo tan simple como averiguar cómo y cuánto se han usado los mismos.

Claves para el cuidado de los frenos de la moto

1.Desgaste de los frenos

Es importante analizar la forma de conducir la máquina y el terreno, ya que de ello dependerá el desgaste de los frenos. En base a estos datos, se debe establecer un calendario de revisiones del sistema de frenado.

2.Tipos de frenos

Las motos tienen diferentes tipos de frenos. Básicamente pueden ser de disco o tambor. Estos últimos son un sistema más antiguo y suele usarse en motos de pequeña cilindrada y poca potencia, como es el caso de las scooters.

En los frenos de discos, es recomendable conducir la moto con mucha suavidad cuando los mismos están nuevos.

3.Vibraciones en el manillar

El conductor debe estar atento a señales que puedan indicar que algo no está funcionando bien con la moto. Las vibraciones en el manillar pueden deberse a múltiples factores, pero uno de ellos es que el sistema de frenos se encuentre completamente colapsado.

4.Freno blando

Otro factor importante a tener en cuenta es el freno blando. En este caso, el problema puede deberse a una fuga de líquidos en el circuito de los frenos; otra opción también puede ser al desgaste de las pastillas.

5.Reemplazo del líquido de frenos

El reemplazo del líquido de frenos debe hacerse cada dos años. Sin embargo, la forma de conducir y el terreno, pueden generar la necesidad de que el cambio de líquido se deba hacer anticipadamente. Hay que tener en cuenta que, cuando el líquido se encuentre marrón o negro, será necesaria su sustitución en la brevedad posible.

Con un poco de información y organización, es posible mantener el cuidado de los frenos de la moto en óptimas condiciones. Además de ello, nadie mejor que el conductor para conocer su moto y saber cuándo es necesario hacer algún cambio en beneficio de la misma y de su propia seguridad.

Hora de pasar la ITV a mi moto. ¿Qué debo tener en cuenta?

Si ha llegado ese momento de pasar la ITV de la moto, ¡estás en el lugar indicado! Aquí te damos algunas claves para que la pases satisfactoriamente. ¡Toma nota!

Algunos consejos

En primer lugar, hay que saber cada cuanto tiempo tiene que pasar la ITV una moto o un quad. La primera debe ser a los 4 años y, después, cada 2. Si hablamos de ciclomotores, la primera deberá ser a los 3 años, y posteriormente cada 2.

Es fundamental tener lista la ficha técnica o tarjeta ITV. Además, no olvides el permiso de circulación y el recibo del seguro de la moto en vigor.  No esperes al último momento para ir a la revisión. Pide siempre cita con antelación y, en el caso de que no sea posible, ve con tiempo para evitar que se pase de fecha.

Ruedas

Asegúrate siempre de que los neumáticos de tu moto coincidan con las medidas de homologación vigentes o que, al menos, sean equivalentes. No solo comprobarán la medida, también la carga y velocidad. Además, prestarán atención a que el dibujo de la rueda no esté demasiado desgastado.

Luces y espejos

Poco misterio hay aquí. La luz del freno debe funcionar al tocar uno de los dos mandos. Las luces (tanto las cortas como las largas) deberán tener una altura determinada. Para comprobar que está bien, sitúa la moto recta a unos 5 metros detrás de un coche. Las luces cortas deberían iluminar la matrícula del coche y las largas algo más arriba, pero sin llegar a la luna trasera. ¡Comprueba que lleves tu matrícula bien iluminada!

Motor y escape

Nada de fugas de líquidos, piezas sueltas y un arranque normal. Es lo fundamental para pasar este punto. Lo más delicado de esta prueba son los gases del escape. Tu moto debe entrara dentro del margen de contaminación estipulado. Para conocer exactamente el nivel de emisiones de tu moto, pasa primero por tu taller de confianza. Si el humo es demasiado blanco, también puede ser un inconveniente. Si decides cambiar el tubo de escape, comprueba que esté homologado.

Frenos

Presta atención a la tensión de la cadena y a que no hayan roturas en el chasis. Antes de ir a la ‘la prueba final’, comprueba las pastillas de freno y la tensión del cable del tambor.

cambiar el aceite de la moto tú mismo

Consejos para cambiar el aceite de la moto tú mismo

El cambio de aceite de la moto es una importante labor de mantenimiento que se debe realizar cada 5.000 o 10.000 kilómetros, en función de las recomendaciones del fabricante. Renovar el aceite de tu moto regularmente ayudará a que el motor funcione suavemente y pueda tener una vida útil más larga al mismo tiempo que se mejora su rendimiento.

Para cambiar el aceite a la moto normalmente se acude al taller, pero en este artículo te daremos algunos consejos para que puedas hacerlo tú mismo.

Ten cerca todo el material necesario

Los materiales imprescindibles para realizar el cambio de aceite tú mismo son: aceite para motor, un filtro de aceite, llave inglesa para el filtro del aceite, llave combinada, una bandeja y un embudo. No olvides llevar ropa que no te importe manchar, un trapo viejo y guantes de vinilo o nitrilo.

Cuidado al vaciar el viejo aceite

Para ello es necesario colocar la moto en una superficie fija y colocar una bandeja debajo del perno. ¡Presta atención para no perder ninguna pieza mientras lo desmontas! El aceite de motor usado es un producto muy tóxico para el medio ambiente. Para poder eliminar sus residuos correctamente llévalo a tu taller particular e infórmate de cómo reciclarlo o almacenarlo.

Llega el momento del filtro, ¡atención!

Para desmontar el filtro, desenróscalo y sácalo con cuidado asegurándote de que no entre nada dentro. Es el momento de utilizar la llave para filtros de aceite. Para la colocación del nuevo filtro debes prestar mucha atención y hacerlo con mimo. El fabricante de tu moto te habrá especificado el tipo de aceite y la cantidad que debes verter. Ayúdate de un embudo y utiliza el nivel de aceite para afinar al máximo la proporción.

Todo limpio antes de volver a poner el tapón

Deja que se vacíe el tanque por completo. Sustituye la junta metálica del tapón de vaciado para que ajuste convenientemente. Asegúrate de que está limpio antes de colocar de nuevo el tapón. Una vez que hemos puesto el tapón podemos rellenar el tanque de aceite.

¡Al Ralentí!

Déjala al ralentí un par de minutos para que circule el aceite. Luego detenla y comprueba el nivel de nuevo para asegurarte de que es el correcto. Es el momento de añadir un poco más si no llega al nivel adecuado.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de escoger neumáticos de verano?

¿Por qué necesitamos neumáticos de verano? Porque entre otras cosas se adhieren mucho mejor a carreteras secas y mojadas, aportando una mejor capacidad de maniobra. Entre las múltiples razones que tienes para elegir unos neumáticos de verano destacan las siguientes:

Capacidad de maniobra: los neumáticos de verano ayudan a tomar curvas y sortear obstáculos gracias a sus compuestos más blandos de caucho.

Capacidad de respuesta: aportan una dirección mucho más rápida y precisa principalmente para las curvas cerradas, lo que los hace imprescindibles para los coches deportivos.

Frenado: proporcionan una mayor capacidad de frenado sobre carreteras tanto secas como mojadas.

Al comprar neumáticos de verano, debes buscar las siguientes tecnologías:

Compuesto Silica-Plus: se trata de un compuesto de caucho para las bandas de rodadura basado en las tecnologías de competición, ofreciendo una adherencia superior a la carretera.

Maximum Flange Shield: es un sistema de protección para los bordes de las llantas que se basa en un perfil de caucho que rodea la circunferencia de los neumáticos proporcionando una zona de amortiguación alrededor.

Sistema Specific Bead Seat: se trata de un sistema que refuerza la adhesión del neumático y la llanta para ofrecer un máximo control, una precisa experiencia al volante y una extraordinaria percepción de la vía.

Los neumáticos de verano se caracterizan sobre todo por no ser elásticos, incluso cuando las temperaturas son muy elevadas. Por esta razón, estos neumáticos tienen un desgaste y una resistencia a la rodadura menores. Además, son más económicos que los neumáticos de invierno.

No podemos olvidar que los neumáticos son el elemento del vehículo que influye en mayor grado en nuestra seguridad. Al comparar los mejores neumáticos de verano con los mejores neumáticos para todas las estaciones, lo neumáticos de verano no tienen rival. Así, los neumáticos de verano garantizan una mejor dirección, frenan mejor, consumen menos carburante y duran más que los neumáticos para todas las estaciones.

Igualmente, debemos tener en cuenta que si tenemos un coche de gama media o alta, debemos utilizar neumáticos de verano, pues únicamente estos neumáticos son capaces de hacer frente a las exigencias y la potencia de los vehículos modernos.

¿Cuándo debemos pensar en cambiar los neumáticos de la moto?

Nunca se deben apurar los neumáticos al límite, esto podría causarte alguna multa, algún pinchazo o, lo que es más grave, una caída por la pérdida de rendimiento del neumático. Por si no lo sabías cuando se sobrepasa ese límite de desgaste, la pérdida de agarre es directamente proporcional al desgaste de la goma. Pero, ¿cuándo es el momento justo en que debemos pensar en cambiar los neumáticos de la moto?

Cabe mencionar que en la variable agarre/desgaste actúan fenómenos físico/químicos como son el número de calentamientos/enfriamientos que ha sufrido el neumático, lo que provoca una variación en las propiedades del compuesto de goma afectando al agarre.

Gracias a los avances que se han producido en los últimos años, los componentes químicos de los compuestos o las cocciones de los neumáticos entre otras cosas, se consigue un agarre con menos caída de rendimiento.

Entonces, ¿cómo podemos saber dónde está el límite para cambiar los neumáticos de la moto?

De acuerdo con el Reglamento General de Vehículos, los neumáticos deben contar durante toda su utilización en la vía pública con una profundidad en las ranuras principales de la banda de rodadura de al menos 1,6 milímetros. Por lo tanto, que el límite está cuando nos quedamos sin dibujo, es una teoría muy errónea y aún más peligrosa.

Por suerte, los neumáticos ya van preparados para poder apreciar fácilmente el límite de manera visual, por lo que tan sólo es necesario echar un vistazo de vez en cuando.

Es importante que busques las siglas TWI (Tread Wear Indicator) que en castellano se traduce como indicador del desgaste de la huella y se encuentran en el lateral del neumático. Allí donde veas las siglas tienes que mirar a la misma altura en el interior de las ranuras del dibujo, donde se encuentran unas protuberancias que indican el grado de desgaste.

El cambio de los neumáticos de la moto no debe producirse cuando ese desgaste sea casi total, sino más o menos según lo que indica el reglamento mencionado anteriormente. De esta manera evitarás multas y accidentes. Además, circularás con una mayor tranquilidad.

Los cinco factores clave en el cuidado de la moto

Cuidar de tu moto no sólo es una responsabilidad, es cuidar de tu bienestar y garantizar tu seguridad, así que no tienes excusa. Además de las revisiones periódicas que te obligan a pasar por el taller, debes estar atento a su buen mantenimiento durante todo el año. El cuidado de tu moto será decisivo a la hora de evitar posibles accidentes.

De este modo, son muchos los factores que influyen en el cuidado de tu moto, pero vamos a destacar los cinco factores clave:

La limpieza: este factor no sólo es importante para mantener tu moto bonita, sino que su limpieza también te ayudará a comprobar que todo está en orden o en su defecto, a identificar posibles problemas como averías. La limpieza de tu moto debe llevarse a cabo a la sombra, con agua y productos jabonosos suaves. Después, debes secarla bien y circular un poco para que el agua se suelte de los sitios más recónditos.

Los frenos: si tu moto es de tambor regula la tensión del cable hasta conseguir la frenada adecuada. Es muy importante que si tu moto cuenta con frenos de disco controles el nivel de los líquidos en los depósitos, además del desgaste de las pastillas.

Los neumáticos: el adecuado mantenimiento de los neumáticos cobra especial relevancia. Es muy importante controlar la presión del aire y el desgaste de los neumáticos para asegurarse de que se adhieren bien a la carretera y evitar así posibles accidentes. El estado del neumático y su nivel de inflado influirán en el comportamiento de la moto en circulación. El nivel de inflado debe comprobarse en frío y debe ser justo el recomendado por el fabricante.

La cadena: no todas las motos tienen transmisión por cadena pero, si la tiene, precisa de un mantenimiento más especial. Esta debe estar siempre engrasada correctamente, así como que su tensión sea la correcta.

Las luces: es primordial que las luces de tu moto se encuentren en perfecto estado, de lo contrario, correrás peligro si circulas por la noche. Cada semana debemos comprobar que tanto las luces delanteras como traseras funcionan correctamente, haciendo hincapié en las traseras ya que es más difícil darnos cuenta si hay algún fallo. No olvides comprobar también que la bocina funciona.

En definitiva, no descuides el cuidado de tu moto, recuerda que es tu forma de viaje y tu vida va sobre ella.