Archivo de la categoría: Consejos

niños en moto

¿A qué edad pueden ir los niños en moto? Consejos a tener en cuenta

Solo los niños mayores de 12 años pueden ir en moto, con una excepción. Se permitirá a pequeños entre 7 y 12 años viajar en estos vehículos si los conductores son sus padres o una persona autorizada. En ambos casos, hay una serie de consejos a tener en cuenta para garantizar su seguridad.

Seguridad y legalidad

Cuando queremos evitar las tediosas colas a la hora de movernos por la ciudad, una moto parece ser la opción ideal.  Esta opción elimina los atascos del tráfico y garantiza un más rápido desplazamiento. Sin embargo, hay varios aspectos a tener en cuenta, no solo en cuanto a seguridad, sino también en la legalidad.

La norma obliga a que los niños viajen en el asiento trasero, con casco homologado, no de juguete, y ajustado a su edad. También exige que estén sentados a horcajadas y con los pies en los estribos o reposapiés laterales del acompañante.  Hacerlo de otra manera es una clara violación a la ley.

Si el niño no alcanza los estribos y le cuesta sujetarse al conductor es recomendable no llevarlo. Una solución es utilizar una silla especial con soportes, que encontraremos en el mercado.

No es legal que el niño viaje entre dos personas en un vehículo con capacidad solo para conductor y pasajero. Tampoco puede viajar delante del conductor ni puede ir sentado de lado. Todas estas situaciones son, además, sumamente inseguras.

Consejos a tener en cuenta

Hay una serie de consejos importantes para extremar la seguridad cuando los niños viajan en moto. En principio los pequeños deben entender que hay riesgos durante una travesía en estos vehículos. Tienen que estar bien sujetados al conductor y no distraerse, hacer señas o moverse.

Es indispensable que la moto esté homologada para llevar pasajeros; esto lo sabremos revisando el permiso de circulación. El apartado S.1, que especifica la cantidad de plazas de asiento, debe marcar el número 2. De lo contrario y aunque el asiento sea lo suficientemente grande, nos exponemos a sanciones de las autoridades de tráfico.

Hay que recordar la obligatoriedad de contar con un seguro con cobertura para el acompañante, incluidos los menores de edad.  La protección contra todo riesgo o a terceros es indispensable para viajar en estos vehículos, y más si los acompañantes son menores de edad.

El casco, una protección indispensable

El tamaño del casco para que los niños puedan ir en moto debe ser el adecuado. Para conocerlo, se puede colocar una cinta métrica alrededor de la cabeza del pequeño, unos 2.5 centímetros sobre sus cejas. El resultado se compara con las tallas de cascos infantiles.

Otra opción es introducir un dedo entre el casco y la cabeza, si cabe habrá que buscar una talla menor. Un casco grande no aportará seguridad. Es importante que la parte superior de la cabeza toque el casco y las mejillas rocen las almohadillas de cada lado.

Los viajes en moto son divertidos para los más pequeños, pero también tienen riesgos. Si los acompañantes son niños lo ideal es tomar las precauciones para evitar que el peligro incremente.  Si ya sabes a qué edad pueden ir los niños en moto esfuérzate para que ellos viajen con toda la seguridad posible.

Fuente imagen: Motofichas

elegir mono de moto

Tips para elegir bien tu mono de moto

La práctica de deportes en dos ruedas puede ser divertida y apasionante, pero antes de comenzar es necesario elegir un mono de moto adecuado. Incluso si vamos a realizar viajes o en circulación por la ciudad, hay para ello prendas recomendadas.

Quienes están acostumbrados a las motos saben que es necesario tener complementos especiales. Y no basta con llevar el casco y los guantes: los viajes ‘sin techo’ tienen sus propias características.

Además de la importante cuestión de la seguridad, la velocidad de la motocicleta hace que el usuario sienta frío y, cuando se hace de noche, la sensación térmica disminuye aún más.

Todo depende de lo que vayamos a hacer

Hay que partir de una premisa principal: no todas las prendas se adaptan a las diversas realidades de los motociclistas. Básicamente, existen dos modalidades de monos: el de una pieza y el de dos piezas.

La elección de uno de los dos tipos de prenda dependerá del uso que le vayamos a dar. Si vamos a realizar viajes largos pasando mucho tiempo sobre la motocicleta, lo correcto es decantarse por el traje de una sola pieza. Este es ideal también para aquellos que practican motocross y deportes afines.

En el caso de que vayamos a recorrer distancias relativamente cortas dentro de la ciudad, lo mejor es tener un mono de moto de dos piezas. Esta opción será mucho más práctica en el día a día.

La moda actual de las telas flexibles

Básicamente existen dos tipos de tejido utilizados para la confección del mono de moto: los que fusionan cordura y el kevlar y los de piel de vaca. En la actualidad, los primeros son los que tienen la preferencia de los consumidores.

La realidad es que los monos que están hechos a base de kevlar son más flexibles y se prestan para confecciones más modernas. Su costo también suele ser más económico, y ello permite comprar más de una combinación.

Si priorizamos el criterio de la calidad del material, las piezas de piel de vaca son mucho más idóneas. Aunque son monos más pesados, su durabilidad es notable, por lo que es una excelente inversión adquirir uno cuando se tenga la disponibilidad.

Compra marcas de calidad comprobada

Siendo este un mercado reducido, la mejor opción es confiar en las marcas que se encuentran posicionadas en el mercado. Este no es el tipo de compras que haremos todos los días y la idea es que este traje especial nos dure mucho tiempo.

Lo mejor es evitar aquellas marcas que ofrecen precios realmente bajos. Hay que recordar que se trata de una compra que tendrá mucha durabilidad, si adquirimos una pieza de garantías y calidad demostrada.

Otras cosas que se deben tener en cuenta al comprar un mono de moto

  • Comprar prendas homologadas: Si el producto cuenta con la homologación EN-13595 CE, tendrá las características apropiadas de una ropa para motociclista.
  • Verifica las protecciones: Los codos, rodillas, hombros y espalda deben contar con protección especial. Estas también se encuentran con las homologaciones EN-1621-1 y la EN-1621-2.
  • Revisar las costuras: Lo recomendable es elegir monos que tengan costuras de kevlar, para una adecuada resistencia en caso de accidente.

Fuente de imagen: Mujeres moteras

viajes en moto

Cómo preparar los viajes en moto: trucos y consejos

Los viajes en moto constituyen uno de esos placeres que vale la pena experimentar al menos una vez. El verano es la época ideal para planificar una ruta por un paraje natural lleno de encanto. Para que todo salga bien y sea una experiencia para recordar, es necesaria una buena planificación.

A continuación, veremos algunos trucos y consejos para los preparativos de todo el trayecto, y más allá. La ruta de viaje es indispensable: hay que elegir el destino y estar informados sobre el tipo de camino y la cantidad de kilómetros que implicará el trayecto.

Preparando los viajes en moto con dedicación: antes de salir

En primer lugar, hay que atender a lo básico: la moto debe estar perfectamente revisada y puesta a punto antes de salir. Aunque pueda ser tedioso dejar la moto todo el día en el mecánico, hay que tener en cuenta que la seguridad siempre es lo primero.

Cuando se elige la ruta de viaje, hemos de considerar la cantidad de paradas necesarias para cargar combustible y para descansar. Una de las medidas típicas es la de hacer paradas de diez minutos cada 200 kilómetros.

Un trayecto inolvidable

A la hora de preparar los viajes en moto, a veces la necesidad de llegar al destino o la misma tensión de conducir en la ruta, impiden un disfrute del paisaje. Quizá una manera de relajarse es mantener conexión permanente con amigos, amigas o familiares, compartiendo ubicación.

Para que el teléfono se mantenga siempre a mano durante el viaje, es buena idea adquirir un cargador y un buen soporte.

El equipamiento de viaje

No sólo con maletas se planifica un viaje en moto; existe un conjunto de accesorios indispensables que hacen del trayecto algo genial. Por ejemplo, no puede faltar un buen casco, guantes de calidad y las botas adecuadas. Además, tampoco conviene viajar sin la ropa adecuada: todo el cuerpo debe quedar al resguardo, aunque sea pleno verano.

Carta verde

Junto al mantenimiento mecánico, todas las cuestiones administrativas de la moto deben estar en regla. La llamada carta verde ofrece la garantía de que la moto puede circular en los países que firmaron dicho convenio. El seguro de viajes debe cubrir también al acompañante, si lo hubiera.

¿Ligereza de equipaje o maletas para moto?

El confort de la vida diaria acostumbra a los viajeros a llevar muchas cosas en sus maletas. Al preparar los viajes en moto, surge el interrogante sobre dónde llevar de manera segura la ropa y demás pertenencias. Es bueno saber que durante el viaje el peso debe estar bien distribuido, y el piloto no se preocupe pensando en la seguridad de todo lo que transporta.

En el mercado existen maletas compatibles con cada moto. Quizá la mejor inversión para un viaje en moto seguro y con comodidad, sea la elección del equipamiento adecuado.

La hora de partir

Teniendo en cuenta que el cielo es el techo del motociclista, siempre resulta práctico elegir la franja horaria del viaje. En verano, las horas frescas de la madrugada o del atardecer permiten que la carretera transcurra de forma más agradable. El inconveniente del amanecer y del ocaso es el problema de los rayos de sol; no hay que olvidarse de llevar unas buenas gafas de sol.

Viajar en compañía

El viaje en moto en compañía ofrece singulares características. A pesar de la proximidad, en la práctica es casi imposible cruzar dos palabras; un buen truco es llevar intercomunicadores de moto entre el conductor y el pasajero. De esta manera, quien conduce y quien acompaña pueden ir comentando cosas e interesándose por el estado de cada uno.

Fuente de imagen:  Anesdor

Rutinas que pueden echar a perder la batería de tu moto

La mitad de los fallos que presentan las motocicletas están directamente relacionadas con sus baterías, responsables de suministrar toda la energía eléctrica. Por ignorancia o negligencia, algunos propietarios tienen una buena parte de la responsabilidad cuando los problemas ocurren.

Aunque pensemos que nos ocupamos mucho de nuestras motos, caer en rutinas dañinas que afecten la integridad de su batería es más fácil de lo que parece.

¿Sabes el modelo de la batería de tu moto?

No todas las baterías son iguales. Para reducir los riesgos de estropear este elemento central del funcionamiento de nuestra máquina, lo primero es saber qué tipo de acumulador se está utilizando. Hay cuatro modelos diferentes:

  • Con mantenimiento: son los modelos ‘clásicos’. Llevan unos tapones en la parte superior, donde se debe colocar agua destilada cada cierto tiempo. Es necesario verificar cada tres meses el nivel del líquido.
  • Libres de mantenimiento: este tipo de baterías son cada vez más demandadas entre los motociclistas y propietarios de vehículos en general. El ácido que llevan dentro solo se aporta una sola vez: en el momento que se instala. Después de esto, no será necesario preocuparse.
  • De gel: a diferencia de las versiones anteriores, las baterías de gel no llevan líquido en su interior. Se valen de una especie de silicona que hace las veces de conductor eléctrico, que sería la función del ácido en los modelos tradicionales. Este tipo de baterías se utilizan mayoritariamente en motos con altas probabilidades de caerse, o en donde la caja eléctrica se coloca de lado.
  • De litio: es la opción más duradera y también la más costosa y delicada. Su ventaja principal está en que es hasta cinco más ligera que las baterías convencionales. No necesitan mantenimiento.

Malos hábitos

Para alargar la vida útil de la batería de tu moto, es preciso evitar algunas acciones específicas. Hay pequeños detalles que pueden marcar la diferencia entre quedar parados en medio de un recorrido o llegar sin inconvenientes al destino establecido. Entre las malas rutinas destacan:

  • Echar agua corriente para reponer el líquido de los modelos que requieren mantenimiento periódico. En su lugar, debe emplearse agua destilada.
  • Añadir más cantidad de agua de la necesaria, también es perjudicial para el equipo.
  • No proteger la batería del frío extremo y la falta de limpieza con regularidad de los bornes, también reduce la funcionalidad de la batería. Lo mismo que utilizar opciones de carga rápida o emplear un cargador inadecuado, en relación con el modelo de la moto.

La inactividad

Otro mal hábito consiste en dejar instalada la batería durante semanas o meses en los que la moto no entra en funcionamiento. Los bornes terminarán por sulfatarse, al tiempo que los ácidos causarán reacciones negativas, que pueden derivar en desperfectos mayores.

cascos hipoalergénicos

Cascos hipoalergénicos, más allá de la estética

El auge de las motocicletas y las necesidades especiales de muchos de los usuarios, ha puesto a los diseñadores de equipamiento y a la industria a trabajar para encontrar soluciones de comodidad y seguridad. Los cascos hipoalergénicos son una importante innovación, y han surgido para solucionar el problema de las reacciones de la piel en los cascos comunes.

Con estos nuevos complementos, ni la piel sensible, ni la rosácea, ni las alergias, son ya obstáculos para disfrutar de motocicletas.  Los cascos hipoalergénicos extienden a todo tipo de personas la posibilidad de usar la moto como transporte o actividad deportiva, pues no producen afecciones cutáneas.

Por qué elegir un buen casco

Es importante que pongamos mucha atención en la búsqueda del casco que mejor se adapte a nuestras características. Entre otras cosas, porque se trata de un complemento que puede salvarnos la vida en un accidente inesperado.

Como sucede con muchos otros productos, existen cascos de diferentes calidades. La calidad suele ir asociada al precio. Optar por los cascos de menor precio y calidad puede ser bueno en una concepción del casco solo como un elemento para evitar multas. Pero es una mala decisión.

El hecho de comprar un casco de buena calidad, que se adapte a quien lo va a usar, es una inversión en salud. Por ello, a la hora de elegir hay que informarse si la estructura y configuración del casco se adaptan bien al usuario.

Características y modelos de los cascos hipoalergénicos

Con respecto a los cascos hipoalergénicos, hay algunas observaciones para tener en cuenta:

  • Si la persona padece de afecciones de piel, debe cuidar bien que el casco que va a usar sea hipoalergénico. De lo contrario, en el momento en que entre en contacto con su cabeza, comenzarán las reacciones.
  • Si hay alergia al material de otros cascos, la incomodidad será tal que el motociclista tendrá dos opciones: abandonar el casco o abandonar la motocicleta. Nada de esto es necesario si se tiene la precaución de comprar un casco adecuado.
  • Los cascos hipoalergénicos pueden ser tan seguros como los que no lo son. Por tanto, no hay que preocuparse por el factor seguridad, pues lo cumplen.
  • Externamente, los cascos hipoalergénicos no se diferencian de los demás casos. Es decir, a nivel estético cualquier modelo de casco puede ser hipoalergénico sin que se note.
  • Todo el interior debe ser de material hipoalergénico, preferentemente extraíble. La posibilidad de extraer la cubierta interior permite una mejor higiene, necesaria para los problemas de la piel.

Como vemos, a la hora de elegir un casco no solo hay que tener en cuenta que nos guste el diseño o su resistencia anti golpes. El material de su fabricación también debe ser un elemento determinante para su elección.

Cuidado y mantenimiento de los frenos de mi moto

Cuidado y mantenimiento de los frenos de mi moto. ¿Qué debo saber?

El sistema de frenado de la moto constituye una de las partes más importantes de la máquina. El cuidado y mantenimiento de los frenos debe convertirse en una prioridad; se trata de una cuestión muy importante para la seguridad propia y de los demás.

¿Cómo mantener los frenos de la moto?

El buen mantenimiento de los frenos es imprescindible para hacer frente a cualquier obstáculo o inconveniente que se presente en la vía.

En la práctica, este mantenimiento es sencillo y puede llevarse a cabo por cualquier usuario. Sin embargo, es necesario estar atentos y llevar un estricto control sobre los frenos. En este sentido, si hemos adquirido la moto podemos comenzar con algo tan simple como averiguar cómo y cuánto se han usado los mismos.

Claves para el cuidado de los frenos de la moto

1.Desgaste de los frenos

Es importante analizar la forma de conducir la máquina y el terreno, ya que de ello dependerá el desgaste de los frenos. En base a estos datos, se debe establecer un calendario de revisiones del sistema de frenado.

2.Tipos de frenos

Las motos tienen diferentes tipos de frenos. Básicamente pueden ser de disco o tambor. Estos últimos son un sistema más antiguo y suele usarse en motos de pequeña cilindrada y poca potencia, como es el caso de las scooters.

En los frenos de discos, es recomendable conducir la moto con mucha suavidad cuando los mismos están nuevos.

3.Vibraciones en el manillar

El conductor debe estar atento a señales que puedan indicar que algo no está funcionando bien con la moto. Las vibraciones en el manillar pueden deberse a múltiples factores, pero uno de ellos es que el sistema de frenos se encuentre completamente colapsado.

4.Freno blando

Otro factor importante a tener en cuenta es el freno blando. En este caso, el problema puede deberse a una fuga de líquidos en el circuito de los frenos; otra opción también puede ser al desgaste de las pastillas.

5.Reemplazo del líquido de frenos

El reemplazo del líquido de frenos debe hacerse cada dos años. Sin embargo, la forma de conducir y el terreno, pueden generar la necesidad de que el cambio de líquido se deba hacer anticipadamente. Hay que tener en cuenta que, cuando el líquido se encuentre marrón o negro, será necesaria su sustitución en la brevedad posible.

Con un poco de información y organización, es posible mantener el cuidado de los frenos de la moto en óptimas condiciones. Además de ello, nadie mejor que el conductor para conocer su moto y saber cuándo es necesario hacer algún cambio en beneficio de la misma y de su propia seguridad.

Carnet de moto A1, A2 y A: ¿Qué motos puedes conducir con cada uno?

Cuando hemos decidido sacarnos el carnet para conducir moto, es necesario saber que existen de diferentes tipos, según la potencia de la máquina y la experiencia del piloto. Para obtenerlos se deben cumplir ciertos requisitos y superar varios exámenes; en España existen varias clases de carnet de moto.

Carnet AM

Es la licencia de ciclomotor clásica, la que ha servido durante años para diferentes categorías de motocicletas, y que ahora solo es válida para ciclomotores de dos o tres ruedas y cuadriciclos ligeros; con una cilindrada de 50 cc y que no superen los 45 km/h. La edad mínima es de 15 años.

Carnet A1

El carnet de moto A1 permite conducir motocicletas de hasta 125 cc, con una potencia máxima de 11 kW y una relación potencia/peso de hasta 0,1 kW/kg. También sirve para triciclos de motor con una potencia máxima de 15 kW. La edad mínima requerida para el conductor es de 16 años cumplidos.

Los aspirantes deberán superar dos exámenes teóricos, uno de normativa general y otro específico de motocicletas. También tendrán que aprobar dos exámenes prácticos, uno en circuito cerrado y el segundo en la vía pública.

Los conductores de coche que tengan un carnet B con por lo menos tres años de antigüedad tendrán convalidado el carnet A1 de forma automática.

Carnet A2

Este carnet sirve para conducir motocicletas con una potencia máxima de 35 kW y una relación potencia/peso de 0,2 kW/kg. Se permiten también motos con potencia limitada de máximo 70 kW. La edad mínima para sacarlo es 18 años.

Los exámenes teóricos son los mismos que para el carnet A1, por lo que quien ya lo tenga, no necesita presentarlos otra vez. Los exámenes prácticos serán igualmente uno en circuito cerrado y otro en la vía pública, pero con las motos correspondientes al A2.

El conductor que obtenga el carnet de moto A2 será titular también de forma automática del carnet A1.

Carnet A

El carnet A permite conducir todo tipo de motocicletas y triciclos de motor. La edad mínima que debe tener el conductor es 20 años y 21 para triciclos de más de 15 kW de potencia.

Para obtenerlo es necesario tener el carnet A2 con un mínimo de dos años de antigüedad. Se requiere además aprobar un curso de formación teórico y práctico en un centro autorizado.

¿Un carnet A3?

Se trata de un anuncio de la DGT, de poner en marcha este carnet nuevo en el segundo semestre de 2018, para la equiparación de la normativa española a las directrices de la Unión Europea. Será obligatorio para conducir motos de tres ruedas.

ir en moto en invierno

Las prendas imprescindibles para ir en moto en invierno

Con la llegada de la época más fría del año, debemos extremar las precauciones sobre dos ruedas. Ir en moto en invierno puede ser una mala experiencia si no vamos suficientemente preparados. Es muy importante revisar el estado de los neumáticos, la batería y niveles de fluidos. Además, debemos preocuparnos por mejorar nuestra visibilidad usando prendas reflectantes. Uno de los aspectos esenciales a tener en cuenta es proteger nuestro cuerpo de la humedad y el frío. Para mantener una buena temperatura corporal, tenemos que elegir prendas que nos permitan disfrutar del paseo en moto. Una buena ropa marcará la diferencia en estas fechas. Te ayudamos a elegir la que más te conviene.

Capa interior

En esta primera capa, recomendamos prendas térmicas que se ajustan al cuerpo y protegen del frío. Chaquetas con o sin mangas, camisetas, pantalones, calcetines y sotoguantes son muy buenas opciones. También los sotocascos, que protegen cabeza, cuello y cara contra el viento frío. Los materiales como Gore-tex, Thermolite o Windster son de gran calidad en este sentido. Lo mejor es que tengan costuras planas, así no marcarán nuestra piel. Dentro de esta categoría hay materiales transpirables, muy ligeros y también hipoalergénicos.

Capa intermedia

Esta es básicamente la ropa que usamos normalmente en invierno para aislarnos del frío. Recomendamos jerseys, sudaderas y forros polares.

Capa externa

Cazadora, pantalones y botas son nuestros grandes aliados contra el frío en moto. Dentro de las chaquetas, debemos ajustar al máximo sus elásticos interiores, evitando así el viento. El cuero, aunque estéticamente atractivo, no es la mejor opción en cuanto protección térmica. Buenas alternativas son las cazadoras impermeables o con doble cremallera.

En cuanto a los pantalones, destacamos los térmicos. Aíslan del frío, en algunos casos hasta 20 grados bajo cero, son cómodos y transpirables. Si los combinamos con calcetines térmicos la protección es total.

Una de las cosas más importantes es que los pantalones deben ajustarse perfectamente a las botas para evitar que entre viento frío. Esto debe tenerse en cuenta también en la unión de guantes y chaqueta.

Complementos

Por último, hay una serie de complementos que nos ayudarán protegernos completamente este invierno. Destacamos los guantes que, obviamente, son la mejor protección de nuestras contra el frío y el viento. Pero además, conviene destacar los sotoguantes que proporcionan un mayor aislamiento. También está muy bien los buff o cualquier otro elemento que cubra nuestro cuello. El espacio entre la chaqueta y el casco siempre es vulnerable al viento y debe tenerse en cuenta.

Si nos protegemos de manera adecuada, disfrutaremos de la moto en estas fechas sin preocuparnos mucho por frío. La primavera podrá esperar.

Hora de pasar la ITV a mi moto. ¿Qué debo tener en cuenta?

Si ha llegado ese momento de pasar la ITV de la moto, ¡estás en el lugar indicado! Aquí te damos algunas claves para que la pases satisfactoriamente. ¡Toma nota!

Algunos consejos

En primer lugar, hay que saber cada cuanto tiempo tiene que pasar la ITV una moto o un quad. La primera debe ser a los 4 años y, después, cada 2. Si hablamos de ciclomotores, la primera deberá ser a los 3 años, y posteriormente cada 2.

Es fundamental tener lista la ficha técnica o tarjeta ITV. Además, no olvides el permiso de circulación y el recibo del seguro de la moto en vigor.  No esperes al último momento para ir a la revisión. Pide siempre cita con antelación y, en el caso de que no sea posible, ve con tiempo para evitar que se pase de fecha.

Ruedas

Asegúrate siempre de que los neumáticos de tu moto coincidan con las medidas de homologación vigentes o que, al menos, sean equivalentes. No solo comprobarán la medida, también la carga y velocidad. Además, prestarán atención a que el dibujo de la rueda no esté demasiado desgastado.

Luces y espejos

Poco misterio hay aquí. La luz del freno debe funcionar al tocar uno de los dos mandos. Las luces (tanto las cortas como las largas) deberán tener una altura determinada. Para comprobar que está bien, sitúa la moto recta a unos 5 metros detrás de un coche. Las luces cortas deberían iluminar la matrícula del coche y las largas algo más arriba, pero sin llegar a la luna trasera. ¡Comprueba que lleves tu matrícula bien iluminada!

Motor y escape

Nada de fugas de líquidos, piezas sueltas y un arranque normal. Es lo fundamental para pasar este punto. Lo más delicado de esta prueba son los gases del escape. Tu moto debe entrara dentro del margen de contaminación estipulado. Para conocer exactamente el nivel de emisiones de tu moto, pasa primero por tu taller de confianza. Si el humo es demasiado blanco, también puede ser un inconveniente. Si decides cambiar el tubo de escape, comprueba que esté homologado.

Frenos

Presta atención a la tensión de la cadena y a que no hayan roturas en el chasis. Antes de ir a la ‘la prueba final’, comprueba las pastillas de freno y la tensión del cable del tambor.

cambiar el aceite de la moto tú mismo

Consejos para cambiar el aceite de la moto tú mismo

El cambio de aceite de la moto es una importante labor de mantenimiento que se debe realizar cada 5.000 o 10.000 kilómetros, en función de las recomendaciones del fabricante. Renovar el aceite de tu moto regularmente ayudará a que el motor funcione suavemente y pueda tener una vida útil más larga al mismo tiempo que se mejora su rendimiento.

Para cambiar el aceite a la moto normalmente se acude al taller, pero en este artículo te daremos algunos consejos para que puedas hacerlo tú mismo.

Ten cerca todo el material necesario

Los materiales imprescindibles para realizar el cambio de aceite tú mismo son: aceite para motor, un filtro de aceite, llave inglesa para el filtro del aceite, llave combinada, una bandeja y un embudo. No olvides llevar ropa que no te importe manchar, un trapo viejo y guantes de vinilo o nitrilo.

Cuidado al vaciar el viejo aceite

Para ello es necesario colocar la moto en una superficie fija y colocar una bandeja debajo del perno. ¡Presta atención para no perder ninguna pieza mientras lo desmontas! El aceite de motor usado es un producto muy tóxico para el medio ambiente. Para poder eliminar sus residuos correctamente llévalo a tu taller particular e infórmate de cómo reciclarlo o almacenarlo.

Llega el momento del filtro, ¡atención!

Para desmontar el filtro, desenróscalo y sácalo con cuidado asegurándote de que no entre nada dentro. Es el momento de utilizar la llave para filtros de aceite. Para la colocación del nuevo filtro debes prestar mucha atención y hacerlo con mimo. El fabricante de tu moto te habrá especificado el tipo de aceite y la cantidad que debes verter. Ayúdate de un embudo y utiliza el nivel de aceite para afinar al máximo la proporción.

Todo limpio antes de volver a poner el tapón

Deja que se vacíe el tanque por completo. Sustituye la junta metálica del tapón de vaciado para que ajuste convenientemente. Asegúrate de que está limpio antes de colocar de nuevo el tapón. Una vez que hemos puesto el tapón podemos rellenar el tanque de aceite.

¡Al Ralentí!

Déjala al ralentí un par de minutos para que circule el aceite. Luego detenla y comprueba el nivel de nuevo para asegurarte de que es el correcto. Es el momento de añadir un poco más si no llega al nivel adecuado.