cascos hipoalergénicos

Cascos hipoalergénicos, más allá de la estética

El auge de las motocicletas y las necesidades especiales de muchos de los usuarios, ha puesto a los diseñadores de equipamiento y a la industria a trabajar para encontrar soluciones de comodidad y seguridad. Los cascos hipoalergénicos son una importante innovación, y han surgido para solucionar el problema de las reacciones de la piel en los cascos comunes.

Con estos nuevos complementos, ni la piel sensible, ni la rosácea, ni las alergias, son ya obstáculos para disfrutar de motocicletas.  Los cascos hipoalergénicos extienden a todo tipo de personas la posibilidad de usar la moto como transporte o actividad deportiva, pues no producen afecciones cutáneas.

Por qué elegir un buen casco

Es importante que pongamos mucha atención en la búsqueda del casco que mejor se adapte a nuestras características. Entre otras cosas, porque se trata de un complemento que puede salvarnos la vida en un accidente inesperado.

Como sucede con muchos otros productos, existen cascos de diferentes calidades. La calidad suele ir asociada al precio. Optar por los cascos de menor precio y calidad puede ser bueno en una concepción del casco solo como un elemento para evitar multas. Pero es una mala decisión.

El hecho de comprar un casco de buena calidad, que se adapte a quien lo va a usar, es una inversión en salud. Por ello, a la hora de elegir hay que informarse si la estructura y configuración del casco se adaptan bien al usuario.

Características y modelos de los cascos hipoalergénicos

Con respecto a los cascos hipoalergénicos, hay algunas observaciones para tener en cuenta:

  • Si la persona padece de afecciones de piel, debe cuidar bien que el casco que va a usar sea hipoalergénico. De lo contrario, en el momento en que entre en contacto con su cabeza, comenzarán las reacciones.
  • Si hay alergia al material de otros cascos, la incomodidad será tal que el motociclista tendrá dos opciones: abandonar el casco o abandonar la motocicleta. Nada de esto es necesario si se tiene la precaución de comprar un casco adecuado.
  • Los cascos hipoalergénicos pueden ser tan seguros como los que no lo son. Por tanto, no hay que preocuparse por el factor seguridad, pues lo cumplen.
  • Externamente, los cascos hipoalergénicos no se diferencian de los demás casos. Es decir, a nivel estético cualquier modelo de casco puede ser hipoalergénico sin que se note.
  • Todo el interior debe ser de material hipoalergénico, preferentemente extraíble. La posibilidad de extraer la cubierta interior permite una mejor higiene, necesaria para los problemas de la piel.

Como vemos, a la hora de elegir un casco no solo hay que tener en cuenta que nos guste el diseño o su resistencia anti golpes. El material de su fabricación también debe ser un elemento determinante para su elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *